Tonterías que decimos.

Neal Stephenson mencionó en alguna entrevista “How The World Was One” de Arthur C. Clarke como una gran influencia que moldeó su visión de los grandes emprendedores. Lo busqué, lo encontré, lo compré y lo leí. Neal Stephenson es una de las personas más inteligentes de este planeta. Sobre Peter Thiel se ha dicho que su gran influencia en la vida es René Girard. Y que su libro favorito de este filósofo es “Things Hidden Since the Foundation of the World”. Ninguna de estas dos obras habrían sido elección directa y natural de mi parte. “How the World Was One” me encantó por las historias pero me aburrió en su redacción. “Things Hidden Since the Foundation of the World” me ha resultado impenetrable. Es un diálogo altamente académico y filosófico que me hace notar los años luz que me encuentro alejado de poder apreciar el mundo con la visión de uno de los mejores inversionistas del mundo. Lo que quiero decirte —con mucho amor— querida Persona de Alto Desempeño, es que dejes de decir tonterías cuando alguien que admiras y que está BASTANTES niveles arriba de ti te recomienda indirectamente leer un libro específico. “Luego lo compro”, “Ya que termine con los que estoy”, “Lo voy a agregar a mi lista”. Te quiero, pero expresarte así es tonto. Imagina que estás en una larga, larga, larga fila para obtener eso que te obsesiona en la vida. Status, poder, riqueza, propósito, no sé, tú elige lo que sea que te empuje. Estás ahí y no tienes idea si alguna vez vas a llegar al final del asunto. De repente, uno de los tipos que viene de regreso después de haber conquistado esa fila se detiene cerca de donde estás parado esperando y tiene una conversación al azar con alguien más. Tú escuchas claramente que le comparte tips a la otra persona para saltar esta larga espera. Sonríes pensando que todo eso suena genial, pero por alguna razón decides permanecer pasivo en tu espacio. Ya sé. Sería una razón muy tonta quedarse ahí esperando después de los hacks puestos a tu disposición por alguien que ya los ejecutó. Y eso es exactamente lo que hacemos cuando posponemos lecturas para mantener nuestro irrelevante orden mental de cómo abordar las cosas. Sé fino en tu apreciación de este micro-ensayo: no te estoy invitando a que leas todo lo que cualquier persona te recomienda, sino que tomes RÁPIDAMENTE lo que aquellos que están en lo más, más, más alto de su profesión te quieren empujar. Si una de las barreras es que “está en inglés”, soluciona temporalmente con un buen trabajo detectivesco y adquiere la versión en español. Tienes que hablar inglés, ya de paso te recuerdo. Y si definitivamente todavía no existe en español, cómpralo en inglés. No pasa nada. No te va a hacer daño intentar domar algo exótico como una lectura avanzada en ese idioma. Mata esa terquedad negativa de querer comprender todo desde un laberinto obscuro. Conquistar puntos geniales no tiene por qué ser así.

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.