This is not a drill.

«This is not a drill» es una frase romántica que he usado en algunas publicaciones a lo largo de los años. La aprendí en la miriada de películas de submarinos que he visto en cuatro décadas. Significa «esto no es un simulacro» y se usa para ser totalmente claros con la tripulación en el momento álgido del film donde el capitán está dando infinidad de órdenes rápidas para esquivar torpedos o evitar ser aplastados por la presión que las profundidades prohibidas traen consigo. Sigue por favor conmigo en esta analogía del submarino. Una plática que impactó mi vida hace muchos años fue precisamente con un marine retirado. Me explicaba que cuando estás asignado a un sub lo que haces en tus tiempos libres es ir de chismoso a otras secciones y ayudar en lo que sea que te pongan a hacer con la idea de adquirir las habilidades de esa área. Es decir: sí, la marina estableció en tu contrato que te metes a una lata compacta con decenas de otros hombres únicamente para estar en el área de radiocomunicaciones. Es lo único por lo que te van a pagar PERO, PERO, PERO en tus horas disponibles te pellizcas para tener la iniciativa de acercarte a sectores como el de mantenimiento, navegación y así. Cuando has adquirido el nivel adecuado en una actividad, el jefe de ese espacio te otorga un pin de delfín que cuelgas en tu uniforme. Entre más delfines tengas, más sexy te vuelves a los ojos de un comandante que construye su equipo de trabajo para la próxima misión. Debajo del mar quieres personas que puedan elevarse con ecuanimidad ante el estrés para sobrevivir y cumplir, que ejecuten bien varias actividades y que sean líderes de sí mismos. La economía del mundo hoy es oficialmente ya un submarino bajo ataque. Necesitas desarrollar aceleradamente habilidades políticas, psicológicas, diplomáticas, digitales, de negociación, conversacionales, matemáticas, creativas y demás. Ésta es la única manera en que el mercado —el capitán— te va a premiar. Es en serio: si alguna vez has considerado pero no puesto en marcha actualizarte, instalar nuevas apps en tu sistema operativo personal, ahora, ahora, ahora, ahora, ahora es el momento para activar la velocidad más rápida de la nave. Trust me: this is not a drill.

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.