Esto no es nada.

El nivel de las cosas que este día te estresaron te permite determinar con precisión el límite de lo que puedes administrar. ¿Te daría orgullo presumir lo que hoy te hizo sudar? Si no es el caso, elévate bastante y abraza la situación de forma diferente: destrúyela, ignórala o minimízala al máximo pero no teSigue leyendo «Esto no es nada.»

Fragilidad y fricción.

Me ocurrió varias veces que perdí mi camino o confundí calles en distintas ciudades en Asia el año pasado. Dado que en todas esas ocasiones estaba paseando y no camino a una reunión importante —porque con eso no se juega, preparas como todo un pro tus tiempos y transporte(s) con precisión de lanzamiento espacial ySigue leyendo «Fragilidad y fricción.»

Adictos a ofenderse.

No reacciones como todos. Fácil de entender. Complicadísimo de ejecutar. Quienes lo dominan, conquistan aquello que los demás no podemos visualizar al estar distraídos con minucias. Las redes sociales están diseñadas para atacar nuestros instintos más primarios. Esto no es porque sus creadores sean malvados sino porque hasta el momento el único modelo económico queSigue leyendo «Adictos a ofenderse.»

El siglo de la tolerancia al riesgo.

Uno de los conceptos más difundidos en el mundo de las inversiones es tener una canasta balanceada de acuerdo a tu personalidad. Si eres alguien bastante tolerante al riesgo, tal vez tener un porcentaje grande de tus apuestas en empresas potencialmente geniales pero actualmente pequeñas es válido para tu estilo de toma de decisiones. SiSigue leyendo «El siglo de la tolerancia al riesgo.»

Verás.

Este 2020 deseo que  tomes decisiones más audaces, consultes menos al mundo, leas mucho más libros profundos, hagas ejercicio incluso cuando no quieras hacerlo, duermas bien, sufras por menos tonterías, converses de mejores temas, viajes para expandir tu mente, seas más nerd metiéndote a fondo en todo tipo de temas, expongas más tus ideas enSigue leyendo «Verás.»

Consecuencial e irreversible.

Traza esto en tu mente: en la parte superior del eje vertical encontramos la etiqueta «Irreversible». Obviamente en la parte inferior lo opuesto («Reversible»). En el extremo derecho del eje horizontal «Consecuencial» y en el otro «Inconsecuencial». Tal vez algún estudio serio pueda un día mostrar cómo se conecta la calidad de vida de unaSigue leyendo «Consecuencial e irreversible.»