Cryptoshit.

El costo de enviar un meme a alguien al otro lado del mundo es prácticamente cero. Puedes compartir en cualquier momento cientos de pedazos de estas tonterías a conocidos y desconocidos. Como algo meramente anecdótico ha quedado la espera de horas/días de un emperador Azteca para enterarse de cosas importantes como —digamos— la llegada deSigue leyendo «Cryptoshit.»