Personas de bajo mantenimiento.

Una forma fantástica para aumentar tu valuación profesional es siendo una persona de bajo mantenimiento. Un tipo que recibe una instrucción, piensa rápido en ese instante, hace las preguntas concretas para obtener los detalles que necesita y desaparece como un avión caza. Pocos días después regresa triunfante mostrando el resultado de su ejecución excelsa y dos variantes de respaldo, por si acaso. Tú y yo entrenamos exactamente en lo opuesto —esto es, a ser personas que necesitan alto mantenimiento emocional — cuando hacemos un caos por todo, cuando no leemos bien las instrucciones, cuando creemos tontamente que podríamos hacer mejor el trabajo de la gente arriba de nosotros pero nos quebramos con las actividades que ya tenemos asignadas en nuestro nivel, cuando no aventamos la mente pensando diversos escenarios para solucionar la situación, cuando hacemos una especie de magia negra y cualquier asunto insignificante lo transformamos en pesadillas interdepartamentales que generan memos, reuniones y chismes en radiopasillo. Nota cultural: radiopasillo es ese espacio donde convives con tus compañeros con la única finalidad de destruir teóricamente a los managers y la empresa, es el espacio donde nada se propone pero todo se ataca. Las personas que requieren alto mantenimiento emocional viven ahí. Sé ese teniente al que preguntan si necesita algo para tomar aquella colina y por toda respuesta propone a su superior tomar también las otras dos contiguas, ya que estamos en ello. Los habitantes de radiopasillo están al acecho de flancos para criticar porque así dan cauce a sus frustraciones personales. Las personas de bajo mantenimiento están al acecho para abrazar oportunidad tras oportunidad.

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.