Notas para jugar como pro corporativo.

Esta es nuestra protagonista. Está entusiasmada. Acaba de entrar a trabajar. Lleva un par de semanas y ya tiene buena relación con varios de sus colegas. Hace lo que su manager le pide y disfruta sus días en la oficina. Pasan los meses y el entusiasmo inicial disminuye. Descubre que los ascensos no son muy lógicos. Esto rompe su corazón, pues nadie le explicó la realidad del juego corporativo. Pensaba que con hacer bien su trabajo y tener buena actitud sería suficiente. La chica tiene dos problemas. Si no los resuelve pronto, comenzará a frustrarse y a sabotear su potencial en esa y las demás empresas en las que vaya a trabajar después.

Problema número uno: no ve a su manager como cliente. Lo ve como su jefe. El problema de ver a alguien arriba de ti como tu superior y no como un usuario de tus servicios es que las reacciones primarias tontas son las que dominan tu relación con esa persona: le temes, la respetas, la escuchas, la obedeces y ya. Si en cambio te permites ver a quien está arriba de ti como alguien que está comprando tu tiempo, dinero y atención el marco de referencia que tienes para ganar el juego es mucho mejor. ¿Por qué tu jefe te está pidiendo lo que te está pidiendo? ¿Qué podrías agregar a ello? ¿Qué deberías sugerirle? ¿Cómo podrías adelantarte? ¿Cómo podrías ayudarlo a ver eso a lo que él no tiene tiempo para poner atención? ¿Cómo puedes facilitar su día? ¿Con qué personas deber tener conversaciones difíciles en la compañía para quitarlas de ser obstáculos en el camino de tu manager? El día que entiendes que tu principal cliente es quien está arriba de tu equipo de trabajo directo es el día en que puedes comenzar a explotar la mentalidad de alto desempeño que llevas leyendo en todos lados durante años. Aquí es donde puedes ser creativo, servicial, inteligente, propositivo, duro, ecuánime, estoico, visionario, disciplinado, formidable y demás. Aquí es donde te vuelves un empleado alpha y comienzas a destacar en la manada. No dejes que la parte reptiliana de tu cerebro te domine y te mantenga cómoda rodeada de las personas de siempre que no representan amenaza alguna para tu ego.

Problemas número dos: la chica no tiene abogados en la empresa. No me refiero a personas con backgrounds legales para problemas internos. Intento decirte que jamás ha creado las relaciones necesarias para tener presencia e influencia en las miles de reuniones a las que no puede acceder. Créeme: nunca estás invitado a todas las reuniones. Y en corporativilandia, si tu nombre no está siendo discutido en muchas reuniones, no existes. En términos positivos, busca que tu nombre aparezca como referencia de proyectos terminados, ideas propuestas, aportaciones relevantes y demás. Cada mención en ese espíritu es un ladrillo en tu reputación profesional. ¿Cómo vas a lograr esto? Lo primero es entendiendo que tienes que dejar de ver a tus colegas como la fuente principal donde poner tu atención. Tus colegas al mismo nivel están contigo ahí por una razón: significan para la empresa lo mismo. No es que sean malos o que algunos de ellos no vayan a ascender con el tiempo, pero que no te engañen con todos estos discursos modernos de igualdad: siempre habrá divisiones en cualquier organización. Y si estás en un nivel, por definición los de niveles superiores no te ven igual. El problema de las empleados en un nivel promedio es que no entienden el juego y crean lazos muy fuertes con todos en el mismo estado con ellos, convirtiéndose esto en una adicción a la permanencia de su situación laboral. Los tigres quieren estar con tigres, pero aunque lo seas, si te la pasas conviviendo con otra especie y actuando de forma diferente a lo que crees que eres, tu sangre no podrá reconocerte.

Crea relaciones ganadoras con los tipos arriba de ti. Cuando estés por alguna obra misteriosa de Dios en una reunión con gente importante, toma nota de lo que no entiendas o que te parezca interesante. Envíales al día siguiente un e-mail saludando, presentándote si es necesario y explicando que hiciste investigación sobre un punto que mencionaron pero que te gustaría saber si eso era a lo que se referían. Cuando te respondan – porque lo harán – agradece y pregúntales qué más deberías tener en consideración para tener un mejor contexto del asunto y listo. Déjalos en paz un par de meses y regresa con un par de preguntas sobre lo que has estudiado al respecto en ese tiempo. Diles que compraste tal y tal libro y que si tienen algún otro título que te aconsejen sería genial. Esto toma meses pero ya vas entendiendo por dónde va el asunto. Cuando sea adecuado, pide permiso para hacer preguntas sobre el funcionamiento más detallado de los altos niveles de la organización. Y en algún punto regala libros geniales a estas personas. No les invites un café. No les pidas tiempo más allá de la interacción ocasional de cinco minutos. Son gente importante ahí. Tú todavía no. Y no quieres lucir ni tan ansioso ni tan novato. Lo que vas a tener en contra en todo esto que te estoy recomendando es que no estás acostumbrado a ser paciente. Eso y que has leído muchas tonterías sobre buscar mentores, hacks para sorprender con un pitch de elevador y casi lograr que la gente se hinque para alabar tu inteligencia. Deja eso para los diletantes. Tú sé estratégico.

Lo que te estoy diciendo no te va a dar puestos superiores inmediatos. Tampoco te va a generar el amor de tus colegas al mismo nivel. Nadie te va a dar un reconocimiento por tu audacia y estrategia. De hecho, no verás resultados durante mucho tiempo.

Lo que te estoy proponiendo lo único que te asegura es una oportunidad de poder jugar el juego que importa con el sistema operativo mental adecuado.

Lo que te estoy sugiriendo aquí te va a permitir convertirte en una Persona de Alto Desempeño al ver a tu jefe como cliente. Lo que sigue es que podrás exigir ese nivel de compromiso a la gente que viene detrás de ti. Y también te va a permitir «participar» en muchas reuniones a las que no tienes acceso físico pero en donde tu nombre brillará por el genial marketing inteligente que de tu persona haces con tu interacción agradable y tu ejecución ejemplar.

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.