No-code e interneratis.

Hace años Facebook y otras empresas estuvieron en las noticias con sus propuestas de ofrecer acceso a internet a poblaciones alejadas con globos aerostáticos, drones y demás. Esto se disfrazó como una cuestión altruista pero tú y yo con nuestro entrenamiento maquiavélico sabemos que este tipo de asuntos nunca van del todo por ahí. La realidad es que Google, Amazon, Microsoft y otras empresas en esa línea —que también invirtieron en proyectos titánicos de cables submarinos y fibra óptica, por cierto— necesitan encontrar más clientes en algún lado. De acuerdo a Peter Diamandis, cuatro mil millones de nuevos usuarios llegarán a internet de aquí al 2030. Una tendencia que llevo leyendo bastante desde hace ya más de un año es la «programación sin código» (no-code). La idea es simple: que gente promedio podamos crear apps, plataformas y demás soluciones armados simplemente con lógica, herramientas visuales y algunos clics. Los profesionales se van a reír de esto pero el tema va en serio donde hoy ya existen empresas importantes como unqork.com con financimiento de Alphabet para soluciones no-code IN-DUS-TRIA-LES. La estadística es apabullante: entre más invierten los corporativos en TI, más alto es el nivel de fracaso que suelen tener con fechas que no se cumplen, proyectos que no consiguen llenar las expectativas o simplemente que no son entregados. Hace unos cuatro años, un alto ejecutivo en una cadena internacional de tiendas de conveniencia me platicó que habían perdido unos cincuenta millones de dólares al intentar migrar su sistema de cobro basado en típicas líneas de comando a un modo más grafico y moderno. Lo que está haciendo unqork.com es altamente interesante y creo que deberíamos considerar fuertemente subirnos a esta ola porque permite la integración de sistemas heredados y la optimización de bastantes costos para clientes grandes. Este movimiento de sin-código no es tampoco altruismo: tiene como finalidad poner a trabajar rápidamente a esos cuatro mil millones de interneratis. Ahí tienes una combinación poderosa a la cual apostar: un nuevo paradigma para la creatividad digital intersectando con miles de millones de ojos, mentes y manos frescas.Hace años Facebook y otras empresas estuvieron en las noticias con sus propuestas de ofrecer acceso a internet a poblaciones alejadas con globos aerostáticos, drones y demás. Esto se disfrazó como una cuestión altruista pero tú y yo con nuestro entrenamiento maquiavélico sabemos que este tipo de asuntos nunca van del todo por ahí. La realidad es que Google, Amazon, Microsoft y otras empresas en esa línea —que también invirtieron en proyectos titánicos de cables submarinos y fibra óptica, por cierto— necesitan encontrar más clientes en algún lado. De acuerdo a Peter Diamandis, cuatro mil millones de nuevos usuarios llegarán a internet de aquí al 2030. Una tendencia que llevo leyendo bastante desde hace ya más de un año es la «programación sin código» (no-code). La idea es simple: que gente promedio podamos crear apps, plataformas y demás soluciones armados simplemente con lógica, herramientas visuales y algunos clics. Los profesionales se van a reír de esto pero el tema va en serio donde hoy ya existen empresas importantes como unqork.com con financimiento de Alphabet para soluciones no-code IN-DUS-TRIA-LES. La estadística es apabullante: entre más invierten los corporativos en TI, más alto es el nivel de fracaso que suelen tener con fechas que no se cumplen, proyectos que no consiguen llenar las expectativas o simplemente que no son entregados. Hace unos cuatro años, un alto ejecutivo en una cadena internacional de tiendas de conveniencia me platicó que habían perdido unos cincuenta millones de dólares al intentar migrar su sistema de cobro basado en típicas líneas de comando a un modo más grafico y moderno. Lo que está haciendo unqork.com es altamente interesante y creo que deberíamos considerar fuertemente subirnos a esta ola porque permite la integración de sistemas heredados y la optimización de bastantes costos para clientes grandes. Este movimiento de sin-código no es tampoco altruismo: tiene como finalidad poner a trabajar rápidamente a esos cuatro mil millones de interneratis. Ahí tienes una combinación poderosa a la cual apostar: un nuevo paradigma para la creatividad digital intersectando con miles de millones de ojos, mentes y manos frescas.

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.