Menú secreto.

No recuerdo dónde leí que en algunos restaurantes chinos en New York hay un menú secreto que sólo le ofrecen a quienes hablan chino y lo solicitan. Me pareció una excelente analogía de la vida. La vida está llena de menús secretos. Entre más dinero tienes, puedes acceder a instrumentos financieros más sofisticados y económicos como tarjetas de crédito que te cobran cada vez menos y menos intereses. Es irónico, dado que lo «lógico» sería pensar que a los que menos tienen habría que cobrarles menos, pero el mundo no funciona así. Cuando viajas en primera clase lo importante no es el hecho de que la azafata te atienda primero o te ofrezca mejor comida y bebida, sino el fácil acceso que tienes a VIPs. En México, los centros de gobierno donde registras a los recién nacidos son horribles. Jamás he visto a gente rica haciendo fila en ellos. Y apuesto todo lo que tengo a que sí registran a sus hijos. ¿Cómo lo hacen entonces? El menú secreto les ofrece «gestores a domicilio». Y así gira el planeta, querida Persona de Alto Desempeño. Acceder a estos «menús secretos» puede ser con habilidades (hablar chino, como en el ejemplo) y/o con recursos (pagar un boleto más costoso). ¿Qué otros «menús secretos» vienen a tu mente?

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.