Menos de diez mil pesos mexicanos al mes.

La primera vez que recibí un pago por mi trabajo fue, no sé, a los nueve o diez años. Acompañé a mi abuelo a pescar en altamar y al final de la jornada me dio dinero después de la venta que hicimos en el mercado local. Luego cuando tenía quince años trabajé un verano como mensajero en bicicleta. Repartía citatorios legales por toda la ciudad. Terminaba muerto y decepcionado, pues nadie quería firmar de recibido. Después me convertí en el chico “experto” en computadoras entre familiares y conocidos y me pagaban por hacer particiones, respaldos, instalar tarjetas, quitar los virus y todas esas cosas. Luego —en mil novecientos noventa y ocho— aprendí a hacer sitios web. Tuve mis primeros clientes vía correo electrónico y teléfono. Entré a la universidad y varios semestres ya inmerso conseguí dar algunas horas de clases de inglés a la semana. Con los años me convertí en jefe de los que daban clases de inglés. Y subiendo en aquella pequeña escalera corporativa, renuncié y comencé a emprender. Si después de mucho esfuerzo al día ganas menos de diez mil pesos mexicanos al mes, tengo toneladas de hacks con los que puedes combatir con éxito este frustrante asunto.

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.