Jugar diferente, mejor.

Algunas apuestas que estoy ejecutando en estos días pensando a largo plazo para moldear la realidad de mis hijos.

Mi hijo mayor tuvo ayer su primera clase en línea de francés con una maestra parisina que contraté en fiverr. Hoy tiene una práctica conversacional con una chica de Filipinas. En ambos casos tuve que coordinar la contratación, pago y cita en Zoom. Me gusta pensar todo el tiempo en optimizar. Hoy estoy entrenando al joven a ejecutar el proceso completo usando mi cuenta, contratando a voluntad dentro de un presupuesto y organizando él mismo los días y horarios de las lecciones con estas personas. Me quito de en medio, optimizo mi tiempo, entreno a mi hijo a que sea digital y global y todos ganamos.

También hemos platicado de dinero a fondo. Cuánto gastamos en los diferentes rubros en casa para el estilo de vida que llevamos. Cuánto invertimos en las escuelas y demás cuestiones de él y sus hermanos. Lo que implica viajar. Pienso en lo mucho que me habría acelerado en mi ejecución de adulto haber entendido desde temprana edad cuánto dinero tenían mis papás, o cuánto dinero faltaba en casa, qué se estaba haciendo al respecto, en qué gastábamos más y así. El dinero es una herramienta y entre más pronto se exponga a esto de forma natural, mejores oportunidades tendrá de decisiones ganadoras. ¿Saben tus hijos cuánto ganas? ¿Saben tus hijos cuánto necesitan al mes?

Le he explicado también cómo funcionan en realidad cosas como el marketing donde mucha gente lo ve como una cuestión de diseños, colores, frases y lucir bien en Instagram. Marketing es una ingeniería de la conversación donde hay varios bloques que cumplen una función a través de llamados a la acción muy concretos para conectar a la empresa con el potencial cliente de forma clara y ganadora. Le doy ejemplos como el de las varias Apple Stores a las que hemos entrado y donde podría pasar horas jugando en los dispositivos en exhibición sin que nadie lo regañe porque lo que la compañía está haciendo es conversando con él a través de esa interacción para darle la familiaridad que lo va a empujar a tomar una decisión a favor de la compra de las creaciones de Steve Jobs.

Le he explicado que todo esto que platicamos debemos asegurarnos que sus hermanitos lo entiendan también muy bien sentándonos con ellos el día que uno deje de usar pañal y la otra pueda poner su atención en un tema por más de cinco minutos.

Le he comentado muchos de los errores que he tomado en decisiones de negocios y que esto es natural al ejecutar muchas cosas de forma muy rápida. Y que tenemos que solucionar todo sin perder la cordura ni destrozarnos psicológicamente. Que no nos puede quebrar cualquier cosa.

Sabe mis planes de enviarlos a países y universidades donde puedan conectar con ideas y personas de todos colores y sabores.

Sabe que la idea es que haga lo que quiera hacer sin tener la presión de tener que hacerse cargo de los negocios. Eso será opcional. Podrá explorarlo, pero no quiero colocarlos en posición de desventaja.

A veces me pregunto si es demasiado lo que comparto con él, pero veo que su rostro se ilumina cuando conversamos de forma seria, cuando hablo con él sobre estas cosas apreciando su inteligencia aunque le falte contexto para poder abrazar mejor mis notas.

De cualquier manera, sigo y seguiré empujando temas en él que otros dirían que no son adecuados para su edad. Pensar de forma pausada y con un orden lineal no es mi estilo y no lo voy a empezar a usar con mis hijos. Si mi alma me está empujando a contárselo, ¿qué es lo peor que puede pasar? ¿Dónde está escrito que a sus trece años sí tiene que enterarse de los nombres de los virreyes de la Conquista Española pero no sobre la metodología lean? ¿Dónde está escrito que a esta edad es más importante saber sobre la pared celular que entender el concepto de ROI? ¿Dónde está escrito que no puede usar mi tarjeta bancaria en una plataforma pero sí está bien que sólo sepa pedir dinero a su mamá para comprar accesorios de Fortnite? ¿Quién dicta eso? Peor: ¿por qué creemos que eso está bien?

Decir «es que los niños no van a entender eso» es disfrazar lo que en realidad nos da miedo: «no sé cómo explicárselos de forma que les interese y lo puedan aplicar más adelante».

No soy un padre que le pueda explicar de mecánica automotriz o carpintería, pero sí le puedo explicar de estas otras cosas que he aprendido. Y eso hago y seguiré haciendo.

Otra apuesta es crear las instituciones que sé que necesitan. nivelPAD es una de esas cosas que a mí en lo personal me hubiese encantado que existieran cuando comenzaba a intentar esto de #hackearlavida, emprendimiento, redacción, marketing. Una universidad disfrazada de instituto digital donde el enfoque no es el estrés innecesario a través de tareas, calificaciones, exámenes y «diplomatitis» sino en conversaciones, análisis, filosofía y ejecución.

Escribo también a diario porque aunque estoy haciendo mi parte para andar en este mundo otros cincuenta, sesenta años, ¿quién sabe? Existe siempre la posibilidad de que los planes cambien y entonces llego a la conclusión de que no habrá nadie quien les vaya a platicar todo esto de la manera en que yo quiero que lo entiendan. Así que mi blog, mis libros, mis podcasts, mis videos, en realidad es una conversación de respaldo con mis hijos que espero sea innecesaria.

No dejes en manos de una escuela la «educación» de tus hijos. Son guarderías. Son espacios para que socialicen. Son espacios para que aprendan a interactuar. Pero las personas ahí tienen una agenda institucional y personal que no va a ser tan completa como la que tú quieres para tu siguiente generación.

No te llenes de consejos de parenting por parte de gente que por sí misma no está todavía en el nivel al que te gustaría darle la opción a tus hijos de vivir en dos o tres décadas.

Toma decisiones raras y haz que tus hijos sean raros porque eso es lo único que les garantiza flexibilidad para adaptarse a una incertidumbre que ya estamos viendo que no será teórica en su vida.

Estamos en un juego genuinamente diferente.

Tenemos que jugar diferente.

Mejor.

– A.



Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.