Diapositivas soberbias.

Sufro un pequeño ataque al miocardio cuando diapositivas llenas de texto y sin estilo cruzan por mi vida. No hagas cosas así. Entiende que nadie las lee y te hacen lucir de todas formas menos como un pro. Usa un concepto de, no sé, máximo cinco palabras y explica lo que sabes al respecto. O utiliza una imagen que active la conversación que te interesa. Regla: si colocas la foto de un árbol no escribas «árbol». O usas la imagen o la palabra, no ambas. Consulta manuales y libros de TED Talks para impregnar en tu ser las mejores prácticas para una exposición. Aprende la importancia de las tipografías, sus pesos, distribución entre caracteres, etcétera. Combinación de colores, iconos de vectores para reforzar tus puntos y más. Compra plantillas profesionales para ser eso, profesional. Y cuando ya andes ocupado con todo esto haz una pausa estratégica para recordar que las diapositivas sí importan pero no importan. Ningún conjunto soberbio de diapositivas puede sobrevivir a una explicación plana y aburrida. No dediques más del cinco por ciento de tu planeación a lo fantástico que luce tu presentación sino a cómo la vas a entregar a esa audiencia que merece lo mejor de ti.

Print Friendly, PDF & Email

Un comentario en “Diapositivas soberbias.

¿Qué opinas? Únete a la conversación.