Desempeño soberbio.

Una forma de poder manufacturar nuestras ideas para que dejen de ser meras opiniones es cambiando la perspectiva con la que vemos las cosas. Mucha gente se burla o habla de nosotros en privado, justo como nosotros hacemos lo mismo sobre otras personas. Es normal. Lo que nos limita no es que esto ocurra sino que vivamos excesivamente conscientes del hecho de que existen opiniones que no controlamos sobre nosotros allá afuera. La intención de este texto no es motivarte de forma gratis y decirte que «no te preocupes», que «eso no importa», sino que entiendas que en lugar de luchar contra la percepción la abraces y la coloques en una mejor posición para ti. ¿Cómo? Decide pensar mejor en la opinión que podría tener de ti gente admirable en niveles muy arriba. Probablemente desconocen tu existencia en este momento o todavía no se toman el tiempo para analizarte. Esos ojos imaginarios te pueden impulsar. De esta forma abandonas el proyecto fútil de remover algo que es casi imposible de eliminar como lo es la necesidad de validación social. La idea es que al menos la ubiques en un estándar que te haga moverte en lugar de paralizarte. Lo que tu primo, amigo, colega, maestro o algún individuo cercano comente abierta o secretamente sobre tu nueva realidad de ejecución no es realmente algo que te pertenezca: es su proyección psicológica vertida en ti. Necesitas redactar y publicar. Necesitas entender y comunicar. Necesitas hacer cosas llamativas y aburridas. Navegar por todo el espectro de estas actividades, bueno, es ofensivo para muchos. Déjalos quejarse a través de las críticas que harán de tu nuevo desempeño soberbio.

¿Qué opinas? Únete a la conversación.