De aquí a diez años.

Una de las formas más fáciles para clasificar a la gente es separando el grupo de quienes esperan recibir algo casi mágicamente y quienes no esperan a que personas/instituciones les den lo que están buscando.

Te digo esto porque internet te pueda dar mucho. Muchísimo. Oportunidades. Ideas. Ejecución. Exposición. Te comento todo esto desde una colina de la práctica y el dominio de este asunto, no desde una cómoda silla teórica basada en románticas notas de películas o blogs inspiracionales.

Internet te lo puede dar todo pero no te lo va a dar a menos que tengas activado permanentemente tu modo pro-activo, estratégico y visionario.

Bien. Si estás interesado en ponerte a trabajar en internet como todo un pro, las siguientes son notas que te van a acelerar.

Cada pieza de contenido que pongas en tus diferentes redes debe tener como misión multiplicarte. Este es un hack primordial. La mayoría de la gente con sus smartphones y sus apps parecen niños probando Coca-Cola por primera vez: fuera de control, excitados, perdidos, adictos al rush sin entender en qué demonios se están metiendo. Cuando usas internet para distraerte, entretenerte, pasar el rato, divertirte, bueno, obtienes cero punto cero por ciento de retorno de inversión de tu tiempo.

¿Cómo vas a lograr que cada pieza de contenido que pongas aquí sirva para multiplicarte? Primero tienes que definir qué demonios es lo que quieres multiplicar. Si lo que te interesa es la banalidad de los likes, eso no te va a llevar a muchos lados. Conozco muchísima gente con cientos de miles de followers que no saben cómo capitalizar. Debes de tener una filosofía de largo plazo sobre lo que quieres construir para —basado en ello— moldear lo que vas a compartir a diario.

Entiende que lo que pones en internet si no te multiplica, te resta fuertemente en términos de reputación y consideración. No estarías leyendo esto atentamente si a diario encontraras en mis redes el chiste fácil o mi reacción encarnizada a lo que dijo tal político o mi ofensa por cualquiera que sea el tema de moda en el mundo.

Cada pieza de contenido que publico es un vendedor digital. Es un representante de ventas digital. Es un agente digital de mi marca. Tú estás viendo texto. Yo estoy viendo a un bot al que le estoy dando armas para vender mi idea, mi persona, mi reputación por eones y eones sin mayor esfuerzo, sin mantenimiento emocional, sin salario, sin seguimiento de mi parte.

Tengo miles de piezas así que todos los días y horas trabajan para mí.

Es probable que hayas entrado en la ruta de todo esto que hago de #hackearlavida y ser PADs a través de algún artículo viejo, olvidado, abandonado que a ti te pareció novedoso, interesante y que te impulsó a querer conectar mucho más con mis notas. Es imposible construir un imperio digital con ladrillos débiles, mal hechos y esparcidos. Y ese es el tipo de material que generas a diario cuando sólo reaccionas a los temas de moda, cuando eres banal en tus contenidos, cuando no le das el sentido e importancia estratégica a todo esto.

Comprar bienes raíces es una de las inversiones más favorecidas por la mayoría de las personas. Considera que lo que hoy está creciendo como espuma son los bienes raíces digitales. El universo que ha construido Facebook, Google, Amazon, Twitter, Uber, Apple, Microsoft y demás en esa línea tiene su fortaleza en los terrenos, edificios y demás impresionantes estructuras construidas con bits y bytes. 

Al igual que en el mundo físico, en internet lo que es fácil de hacer no representa valor que se traduzca en oportunidades o monetización. Haz lo fácil y espera nada a cambio.

¿Qué es lo fácil? Reaccionar. No tener disciplina. Polemizar sin sentido. Compartir sin dar contexto. Copiar y pegar.

¿Qué es lo que te conviene hacer? Esas pláticas profundas que sabes que tienes con tu pareja, amigos, colegas y etcéteras, tráelas acá en todos los formatos posibles: video, texto, audio.

Inscríbete a cursos digitales raros donde puedas conectar fácilmente con gente en frecuencias interesantes muy fuera de tu geografía. Mata la necesidad de pensar de forma predeterminada en tu geografía. Entre más pienses constantemente de forma geográfica, más jodes tu potencial gran historia romántica con internet.

Construye sitios, apps, contenido, plataformas, gráficos, galerías, repositorios, todo aquello que te entrene en abarcar más terreno digital.

Trabaja en multiplicar temas que ayuden a miles y miles y miles de personas. Desbórdate con tus notas. Haz cosas, documéntalas y compártelas. Todos necesitamos guías. Y entre más abiertos y claros sean estos, más conectamos con ellos.

Recuerda todos esos comentarios que has colocado en millones de publicaciones en los últimos diez años que se han perdido en el éter. Recuerda todos esos minutos que has pasado debatiendo con alguien que no es lógico, que no es positivo, que no puede cambiar. Recuerda todos esas fotos que has subido para lucir bien nada más. Imagina que todo eso lo pudieses cambiar por notas, ideas, consejos, opiniones bien desarrolladas. Imagina la cantidad de metros cuadrados digitales de terrenos productivos que tendrías a tu servicio. Imagina la cantidad de agentes, representantes y vendedores que estarían haciendo un trabajo genial en tu nombre. 

Un tipo casado con la nostalgia no tiene claridad para enfocarse en construir un futuro increíble.

No seas ese tipo.

No te des latigazos emocionales por la nula construcción que has hecho de un imperio digital en la última década. Decide que la historia será diferente y mejor de aquí a diez años.

Comienza ya.

Mantén en forma tu alto desempeño con www.nivelpad.com

-A.



Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.