Correcto y necesario.

Si puedes iniciar la construcción de algo que sabes que es correcto y necesario para el largo plazo —una compañía, una carrera, una filosofía— y nadie a tu alrededor está entusiasmado con ello —no lo «ven», no les interesa, no pueden insertarse en tu idea— hazlo. Lleva la contraria en las cosas que importan. En el siguiente paso, durante esos años en que vas construyéndolo, soluciona el gran problema de la escalabilidad: ¿cómo podrás multiplicar tu creación? Esto es importante porque cuando llegues al punto de ventaja en el que tu visión te va a posicionar, necesitas capitalizar en ello. Y eso sólo se logra con escala, que es otro nombre para crecimiento.

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.