Domingo en Bellini.

«¿En dónde cenamos?», pregunté. «Vamos al restaurante giratorio», dijo Diego. Fer y yo reímos, pues queríamos algo cerca y rápido para irnos a morir a la cama luego de dos días intensos de trabajo en la #BMC2020. Un Uber después llegamos a la Nápoles. Subimos los cuarenta y cinco pisos y nos sentamos en laSigue leyendo «Domingo en Bellini.»