Apuestas fuertes.

Apuestas que ejecuto (casi) a diario con mis hijos:

– Les explico las cosas a detalle, sea un asunto de negocios, familiar, personal, etcétera. Uso las palabras no de acuerdo a su edad sino de acuerdo a la situación.

– Les exijo respeto a la rutina que tenemos establecida para que todos podamos operar lo mejor posible en nuestras actividades.

– Moldeo su futura conducta colocándome donde me vean haciendo lo que quiero que para ellos sea algo natural. Así me ven viajando, leyendo, lavando trastes, besando a mami, haciendo ejercicio, escribiendo, levantándome temprano y yendo temprano a la cama.

– Relajo mis expectativas con respecto a su «educación». No espero que sus escuelas los conviertan mágicamente en personas geniales. Veo estos lugares como espacios para que entrenen en ser personas buenas, sociables, respetuosas y flexibles. Listo. Las fechas del Virreinato, el trinomio cuadrado perfecto y las partes de la célula están a un clic de distancia en cualquier momento ultra-crítico de su vida adulta donde lo necesiten.

– Les pido disculpas claras y sinceras cada vez que cometo un error de juicio al regañarlos o castigarlos.

– En cada comida que podemos estar todos juntos en la mesa, damos gracias por todas las bendiciones que tenemos en nuestras vidas. Los más pequeños me imitan cerrando los ojos y susurrando sonidos solemnes pero sé que con los años entenderán.

– Pongo frente a ellos todas las herramientas/experiencias posibles que se me ocurren para que tengan un buffet de opciones increíbles en su vida adulta. No sé si van a ser pianistas, exobiólogos, astrofísicos, poetas, emprendedores o tenistas, pero estoy seguro que saber de idiomas, programación, libros, negocios, relaciones, jardinería, cocina, tecnología y demás no les puede hacer daño.

– No pienso en «dejarles los negocios» en términos de que se tengan que hacer cargo de ellos. Si sienten el llamado, me encantará. Si no, también. Que sean lo que hayan venido a ser.

Dedicado con amor a esa chispa y vitalidad que son todos los niños.

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.