Anticipación hoy.

Ante una crisis de cualquier tipo, acostúmbrate a reaccionar preguntándote qué puedes implementar en este instante para evitar que ocurra nuevamente o al menos que se salga de control totalmente en la próxima ocasión. “Implementar” se refiere a crear una checklist, a configurar una alarma en tu smartwatch, a hablar con las personas indicadas, a eliminar pesos innecesarios, a redactar de forma más clara las instrucciones, a capacitar más seguido al equipo, etcétera.

Lo que estás pensando es cómo anticiparte.

La anticipación es el arma secreta de quienes conquistan rápidamente colinas que otros simplemente tardamos en decidirnos a subir.

No podemos anticipar todos los escenarios, pero podemos anticipar muchos. Entiende que usualmente los más lógicos serán los más frecuentes. Los más lógicos son los más frecuentes. Alguna situación extraordinaria estilo COVID-19 podrá tomarte por sorpresa y está bien, lo hizo con casi todos (excepto Bill Gates, pero todavía nos falta camino para llegar a ese nivel de visión).

¿Qué va a hacer “mal” tu hijo mañana en la rutina matutina para ir a la escuela? ¿Qué suele olvidar en el automóvil? ¿Cómo deja su habitación al salir? ¿Por qué tienen que moverse como locos por toda la casa al despertar para sufrir en cumplir con el horario de llegada? ¿Cuántas semanas, años, llevan con la misma danza?

Esto no es culpa del joven. Tú estás a cargo. Tú debes anticipar y moldear el comportamiento que necesitas en ti y en él para obtener el resultado deseado. Cuando no dominamos cuestiones rutinarias simples de este estilo, nos estamos entrenando a que el caos nos controle a diario en lugar de aprender a dominar lo que ya te dije que es importante: la anticipación.

Si no podemos anticiparnos en los pequeños detalles, nuestra oportunidad de pensar ordenadamente en temas mucho más importante es ridícula.

Que en tu mente, un concepto como “planeación estratégica” no sea algo exclusivo de una gran corporación ejecutado sólo por gente con posgrados rimbombantes. Planear es anticipar y estrategia en esencia es lo que queda cuando decides todo lo que no harás.

No seas de esas personas excelentes resolviendo crisis. Cuando te encuentres en una crisis, resuélvela Y AL MISMO TIEMPO instala el diseño para que en la siguiente tengas más control.

Tal vez hoy el coronavirus te dejó sin trabajo. Piensa por qué tenías una única fuente de ingresos. Piensa por qué no habías hecho una lista de muchas actividades en las que puedes capitalizar. Piensa cómo vas a poner pan hoy en la mesa y al mismo tiempo construir un sistema financiero personal que no te aviente a la lona como ocurrió en esta ocasión. Piensa cómo vas a pasar de ser frágil en lo profesional a duro en lo empresarial. Piensa muchas cosas rápidamente. Rápidamente. Sé lógico en tus conclusiones. Lógico. Ejecuta igual de rápido. Eso es excelente anticipación.

Sé ese tipo de persona estratégica.

—A.

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué opinas? Únete a la conversación.